Documento sin título

¿Qué puedes hacer para mejorar tu estudio?

 

"Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber"

Albert Einstein

Puedes utilizar varias técnicas de estudio:

Puedes utilizar la técnica del subrayado

En el subrayado se trata de leer un texto y de resaltar las ideas principales que encuentres.
Esta técnica te facilitará el estudio y, especialmente, la memorización de la materia leída  para su posterior repaso.


Cuando vayas a subrayar un texto de estudio debes tener en cuenta varias cosas:
1.-Debes resaltar los datos relevantes. Si no lo haces así te pasarán después desapercibidos.
2.-No subrayes casi todo el texto. Eso, además de trabajoso, sería muy poco útil y no te ayudaría  nada en el estudio. Piensa que si existen demasiadas palabras, ideas o conceptos subrayados, no podrás realizar, más tarde, una memorización adecuada. Rechaza una memorización literal, mecánica, sin distinguir cuales son las ideas principales.
De todas formas, la extensión del subrayado dependerá de lo novedoso e importante que a uno le pueda resultar el texto que se analiza.
Si  el texto que subrayas pertenece a una materia que te gusta y que dominas el subrayado, probablemente,  será muy escueto, pero  si la materia es nueva o de las que se consideran “ásperas” el subrayado será bastante más abundante.


Recuerda que un mal subrayado no sólo no ayuda sino que puede ser contraproducente.


Cuando vayas a realizar el subrayado debes estar muy concentrado en lo que estás haciendo, sin distracciones, ya que hay que diferenciar lo fundamental de lo accesorio.

**************Existe una técnica de subrayado muy interesante que consiste en el doble, incluso el triple subrayado.
Verás…

Primero. Realizas una lectura general del texto a estudiar. Inmediatamente después se realiza una segunda lectura del texto realizando, durante la misma, un primer subrayado que también tiene un carácter exploratorio, pero que  te permite una mayor y mejor comprensión del contenido del estudio. Debes hacerlo con un lápiz y de manera  suave, marcarás zonas de interés (Puedes también subrayar al margen los párrafos o señalar mediante cruces las líneas más importantes).

Segundo. Realiza una tercera lectura y, con  un lápiz de otro color  vuelve a subrayar el texto pero, esta vez, dejando bien marcadas las palabras o ideas claves.

Tercero. Realiza una cuarta lectura complementaria. En ella subrayarás, con color distinto, todos aquellos  conceptos complementarios que te permitirán mejorar la comprensión y memorización del texto a estudiar.

 

Si lo tienes claro, vamos a poner unas reglas para tu subrayado:
1.- Sólo comenzarás a subrayar tras una primera lectura comprensiva del texto y una vez que éste lo hayas entendido
2.- Subrayarás párrafo a párrafo. Primero lees el párrafo y a continuación subraya la idea principal.
3.- Subraya sólo palabras claves o frases cortas.
4.- Puedes utilizar un par de colores, uno de ellos para destacar lo más relevante.
5.- No emplees múltiples colores (te puede resultar difícil interpretar el porqué se utilizó un color u otro).

 

 

Puedes utilizar la técnica de hacer resúmenes.

Te servirán para comprender y memorizar mucho más fácilmente textos o temas extensos. ¿Pero cómo se resume un texto?
Primero debes  identificar las ideas y conceptos más importantes del texto.
Después debes escribir, realizando una buena redacción, sobre el tema que has leído ligando las diferentes partes del tema y sin olvidar ninguna idea importante.
Utiliza para esta redacción tu vocabulario e introduce en éste las palabras nuevas aprendidas. Sé claro al expresar las ideas.

Te puede ayudar a realizar la redacción si ya has subrayado las frases claves o has realizado alguna anotación sobre el tema.


Recuerda que se trata de abreviar el texto, no de repetirlo, sintetizar el texto.


Esa redacción te podrá ayudar para superar cualquier prueba que te suja sobre tu estudio.

 

 

Puedes utilizar la técnica de hacer esquemas.
Hacer un esquema  es muy ventajoso. Se trata de “resumen gráfico”  y de una “lista de conceptos” y te entrará “por los ojos” siendo muy fácil su memorización.
Debes hacer el esquema a partir de textos subrayados o de resúmenes.
Recuerda:

      1. Ordena las ideas principales y secundarias.
      2. Representa gráficamente, mediante guiones y llaves, la sucesión y el encadenamiento de las distintas ideas.
      3. Debes expresar cada idea con una o dos palabras.
      4. No olvides organizar tu esquema: parte de la idea más importante y  encadenándola con todas las demás.
      5. Puedes utilizar: llaves, globos, flechas, etc.

       

Puedes utilizar la técnica de “mapas conceptuales”.
Es muy parecido a un esquema. Si tienes memoria visual te será muy útil.
 ¿Cómo hacer mapas conceptuales?
-Parte de las ideas resumidas.
-Cada idea la expresarás con un nombre. Enmarca esa idea principal con un rectángulo.
- De ese recuadro principal te saldrán flechas que se relacionan con otras ideas secundarias. Enmarca también cada una de esas ideas con un rectángulo.
-Las flechas llevan frases que explican o amplían la relación.

 

 

Puedes utilizar la técnica de tomar apuntes.
Se trata de tomar nuestras propias notas o apuntes mientras estamos en clase.
Naturalmente, debes centrarte en las explicaciones del profesor y en tomar apuntes de lo él dice sobre la materia de estudio.


Atiende especialmente:
A lo que el profesor escribe en la pizarra.
Lo que el profesor nos dicta (quiere decir que es importante).
Lo que creemos que es importante de las explicaciones del profesor.

 


Debes tener en cuenta:
1.- No copies de forma literal todo lo que dice el profesor. Seguro que no tendrás la rapidez que esto exige al escribir, te hará realizar una caligrafía nefasta con un texto ilegible. Por otra parte, perderás el hilo conductor de la explicación en clase y no podrás comprender las ideas que te transmiten.
2.- Repasa los apuntes después de clase o esa misma tarde para ver si se entienden y están completos, corrigiendo las posibles deficiencias.
3.- Redacta los apuntes recogidos lo antes posible, no los dejes aparcados en un rincón pues,  cuando vuelvas a ellos, semanas más tardes te resultarán difíciles de entender.
4.- Completa tus apuntes con la ayuda de libros, artículos, etc.
5.- Es muy difícil utilizar bien los apuntes de otra persona porque éstos son “muy personales”. Ahí está su eficacia.

 

 

 

"Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas"
Albert Einstein